Salud urinaria

Controla tu pH urinario

CONTÁCTENOS
935 868 670

Litiasis renal

  • ¿Qué es?

    • La litiasis renal es la enfermedad que agrupa todos los tipos de cálculos o piedras renales formados a partir de sustancias químicas y sales minerales presentes en la orina. La formación de estos cálculos suele darse en las cavidades renales, sin embargo, también pueden formarse en el resto de vías urinarias (uréter y vejiga) por donde discurre la orina hasta ser expulsada.
    • Cuando los cálculos renales presentan un tamaño superior al de los conductos urinarios por donde se desplazan, quedan retenidos y obstruyen el paso de la orina. Como consecuencia se produce un dolor muy intenso en la zona afectada llamado cólico nefrítico.


  • Relación con el pH urinario

    • La relación de los principales tipos de cálculos renales según su composición y el pH de la orina es la siguiente:
    • Un pH urinario inferior a 5,5 favorecerá la formación de cálculos renales de ácido úrico, cistina* y oxalato cálcico.
    • Un pH urinario superior a 6,2 favorecerá la formación de cálculos renales de fosfato cálcico, estruvita (o infecciosos) y oxalato cálcico.


  • Beneficios del control del pH urinario

    • El control del pH urinario y su monitorización permite prevenir la formación de cálculos renales y tratar su expulsión con mayor agilidad.
    • Se recomienda mantenerse en un intervalo de pH preventivo 5,5 – 6,2, situando el grado de acidez de la orina en un rango de no formación de cálculos renales.
    • La monitorización del pH urinario aporta la seguridad y tranquilidad necesaria al poder determinar en todo momento el grado de acidez de la orina y, consecuentemente, saber si existe riesgo de formación de cálculos renales o no.
    • *Para tratar y prevenir los cálculos de cistina, se recomienda mantener el pH urinario entre 7,5 y 8.